3min. read

¿Qué es este informe?

El informe Estado de la seguridad de las plantillas híbridas (2021) reflexiona sobre cómo las organizaciones, a raíz de los retos y oportunidades surgidos del trabajo híbrido, consideran que urge cada vez más contar con un plan a largo plazo que permita garantizar la seguridad de esta modalidad de trabajo. La firma de estudios independiente ONR entrevistó a 3000 profesionales informáticos de empresas de todo el mundo. El estudio incluyó tanto a directivos como a profesionales técnicos.

¿Por qué es importante justo ahora?

Con la aparición de la pandemia, el teletrabajo pasó de ser una alternativa más cómoda a la única opción posible, pues, de no haber recurrido a ella, muchas organizaciones hubieran tenido que echar el cierre.

A estas alturas de la crisis sanitaria, la fase reactiva de dotar de acceso a los empleados a toda prisa para que pudieran teletrabajar está más que concluida. Ahora las organizaciones están lidiando con una nueva normalidad en la que se supone que los empleados pueden combinar el teletrabajo con la modalidad presencial en un modelo híbrido.

Pretender poner límites a unas medidas que se tomaron para permitir el teletrabajo de manera provisional ya no tiene ningún sentido. La nueva normalidad se impone y ha llegado el momento de analizar lo que funciona, lo que no y qué toca ahora.

Es hora de hacer balance para identificar las lagunas y diseñar una nueva estrategia. Proteger el trabajo híbrido es una realidad a la que las organizaciones y directivos no pueden escapar si quieren atraer y mantener a los mejores profesionales.

Principales conclusiones

  • La mayoría de las organizaciones tuvieron dificultades para proporcionar acceso remoto seguro. Según el informe, el 61 % de las organizaciones tuvieron problemas para proteger el trabajo desde casa al principio de la pandemi
  • Casi la mitad (el 48 %) de las organizaciones reconocieron que solo fue posible ofrecer acceso remoto a sus trabajadores a costa de sacrificar la mitigación del riesgo y los controles de seguridad. Por si fuera poco, el 35 % de las organizaciones notaron que sus empleados se saltaron las medidas de seguridad para el acceso remoto.
  • Pero no todo iba a ser malo: el 71 % de las organizaciones afirmaron que la satisfacción entre los empleados aumentó desde el cambio al teletrabajo, lo cual no deja de ser positivo, pues solo un 15 % piensa que se volverá a las operaciones presenciales de siempre. El informe también concluyó que el 44 % de las organizaciones pretenden mantener más de la mitad de su plantilla trabajando en remoto y que casi todas quieren que su entorno sea híbrido.
  • De cara al futuro, la mayoría de las organizaciones (el 71 %) respondieron que, de aquí a 24 meses, migrarán casi todas sus funciones de seguridad a la nube para poder proteger las nuevas plantillas híbridas.

Nuestro consejo para los directivos:
Que la protección del trabajo híbrido sea una oportunidad estratégica

Más allá de la VPN tradicional

Atrás quedaron los días en que para proporcionar acceso remoto solo hacía falta aprovisionar recursos de red privada virtu